TECNICAS

Esta nota ha sido vista: 15877 veces
mtb bicicletasRanking Técnica: 8º

Foto Cómo evitar las caidas?

Cómo evitar las caidas?
01/10/10

Te presentamos una nota interesante sobre cómo evitar caer...


Por Eva Montero (psicóloga del Deporte)
Arueda.com   

En el equipo de categoría juvenil donde trabajaba como psicóloga del deporte, había un chico que sufría una caída tras otra y estaba desesperado.

Le dije que la próxima vez que se cayera, intentara después recordar lo que había hecho y pensado antes de la caída y lo escribiera, para averiguar si estaba haciendo algo mal o era cuestión de pura mala suerte. Curiosamente dejó de caerse. Bastó que le dijera que apuntara las circunstancias previas para que no volviera a tropezar. ¿Casualidad? Pudiera ser. Pero en mi opinión el problema era fundamentalmente de atención.

Los despistes y la fatiga
Para evitar las caídas es evidente que la técnica cuenta mucho; a mayor control de la bicicleta, menor riesgo de caída. Por otro lado, la experiencia también es muy importante, ya que nos encontramos con más incidentes que aprendemos a superar. Pero por mucha técnica y mucha experiencia que tengamos hay tortazos que no se pueden evitar, y otros se producen merced a distintos factores.

La distracción es la mayor causa de accidentes de tráfico, más incluso que la velocidad. Y si en un coche tenes que estar alerta, qué no será en una bicicleta en la que no sólo carecemos de protección, sino que tenemos que mantenernos en equilibrio, soportando el viento, esquivando baches, grava, conductores que pasan demasiado cerca... en competición, además, rodar en pelotón no es nada sencillo: un pequeñísimo descuido puede provocar una caída masiva.

Caida MTB BTTSi alguien se estrella delante tuyo no tienes por qué seguir su suerte: aquí intervienen los reflejos, que pueden verse mermados tanto a nivel físico como psicológico. A nivel físico, a causa de la fatiga, porque un músculo cansado tarda más en reaccionar y puede no estar lo suficientemente fuerte para ejecutar la maniobra evasiva, y a nivel psicológico, la mente cansada también tarda en tomar una decisión, y de la capacidad de reacción depende besar el asfalto. El cansancio mental tiene mucho que ver con el estrés, y asimismo la falta de atención, la distracción, el despiste, son causas de accidentes que a su vez también tienen su causa psicológica. ¿Por qué nos distraemos, despistamos o bajamos la atención?

Estrés y activación fisiológica
El estrés está relacionado con la activación fisiológica. En psicología del deporte se trabaja mucho dicha activación, cada deportista trabaja para encontrar su nivel óptimo que le permite mejorar su rendimiento. Es el punto en el que estás "despierto", atento a todo lo que rodea la práctica del deporte, y concentrado en tu tarea. Ese punto óptimo no tiene que ser ni muy alto ni muy bajo.

Una activación demasiado baja produce una disminución de la atención y un aumento de los errores al entrenar o competir, por tanto, en el caso del ciclismo puede llevar a un accidente, a perder contacto con el pelotón, a no usar bien el desarrollo, etc. Se produce cuando eres presa del aburrimiento o de la excesiva relajación: ya te conoces el camino de memoria, vas en un grupo "sobrado" sin forzar absolutamente nada, o, simplemente, has salido de casa con pocas ganas de dar pedales.

Por el contrario, una activación demasiado alta produce "visión de túnel" y agotamiento físico y mental. La visión de túnel se refiere a un estrechamiento de la atención: estás tan “nervioso” que ya "ni ves el camino", con lo cual el peligro se incrementa. En el caso de competidores, ocurre cuando estás excesivamente pendiente de todo lo que ocurre a tu alrededor, y sobre todo circulas con miedo, miedo a perder rueda, a que ataquen y no puedas aguantar el ritmo, a no conseguir entrar con los primeros y que el director no te llame para la próxima carrera... En cicloturistas, la activación fisiológica excesiva puede tener su origen en aspectos de la vida al margen de la bici: una semana con exceso de trabajo, discusiones familiares, problemas económicos, etc.

Para evitar caídas por culpa del estrés, conviene estar atento a tus sensaciones y a tu estado físico. Si notas que estás demasiado nervioso o cansado, respira despacio, baja un poco el ritmo y regula hasta que notes que vuelves a la normalidad. Por ejemplo, si te pegas un "calentón" en la subida a un puerto, no te lances a mil al bajar, puede que no tengas fuerzas para reaccionar si te embalas demasiado y entras en una curva excesivamente deprisa. Si es al contrario, estás demasiado relajado, recuerda que aunque las circunstancias no indiquen peligro, éste puede surgir en cualquier momento de forma inesperada, por lo que conviene estar siempre alerta.

Control del pensamiento
A veces la caída se produce por efecto profético: tomas una curva, notas que te has pasado de frenada, automáticamente piensas que te vas a caer, y te caes. Ocurre también cuando la calzada está mojada, aparece de repente un coche en dirección contraria que se ha salido un poco de su carril, encuentras un bache imposible de esquivar... en ese momento te sientes incapaz de evitar el choque o el resbalón: es el efecto del miedo que te agarrota e impide que busques solución a esas condiciones adversas.

Muchas veces hablamos de la "suerte del campeón" que consigue esquivar las montoneras y recuperar la vertical cuando se le va la rueda en un descenso. Si en lugar de pensar "me voy a caer" piensas: "Tengo que superar esta dificultad" será más probable que no te vayas al suelo. El campeón tiene claro su objetivo y los riesgos que conlleva, los asume y no los teme, se propone superarlos y lo consigue. Una persona más insegura, en cambio, se viene abajo en cuanto nota que la bici se descontrola un poco. No te des por vencido si notas cierto titubeo: resiste y pensa que puedes controlarlo. Ya verás como te caes menos.

Posteá en LA COMUNIDAD >>>