TECNICAS

Esta nota ha sido vista: 3786 veces
mtb bicicletasRanking Técnica: 31º

Foto Parada de pensamiento y auto-instrucciones

Parada de pensamiento y auto-instrucciones
06/05/12

Psicología MTB para rendir mejor en competencias. A motivarse !


“No voy a poder seguir así”, “No se si terminaré con esta marcha”, “No aguanto más”,”Ya me he vuelto a despistar y he perdido el ritmo”, “Hoy voy como una moto voy a apretar un poquito más”….

Cuando andamos en bici, nuestra mente está en continuo funcionamiento generando gran cantidad de pensamientos de todo tipo, positivos, negativos, interferentes….nuestra cabeza trabaja a veces con mucha rapidez, cambia de un pensamiento a otro, nos hace volar, nos hunde, nos distrae….un carrusel de sentimientos y emociones. Cómo podrás suponer, se acentúan cuando además vas solo, ya que en compañía, la conversación a menudo suele enmascararlos. Para intentar manejarlos, vamos a explicar como aplicar dos técnicas para el control de la atención muy básicas, pero que pueden ser muy poderosas si se llevan a cabo correctamente. Además son muy fáciles de aplicar, sencillas y que pueden ser útiles tanto si sales solo a dar una vuelta, si sales con los amigos, en una marcha o marathon, en un rally o en un descenso, en una prueba de resistencia de varias horas o días o si vas a hacer una ruta de largo recorrido.

Este tipo de pensamientos pueden perjudicarnos notablemente, sean negativos o que nos distraigan de lo que estamos haciendo e incluso a veces aunque sean positivos. Un pensamiento negativo del tipo “no puedo más, no valgo nada” hará que desistamos de nuestra ruta y nos demos la vuelta o que nuestro rendimiento sea muy bajo o nos retiremos si es una marcha o carrera. Un pensamiento interferente que haga que nuestra atención se vaya a algún pensamiento ajeno a lo que estamos haciendo y a lo que tenemos que atender o nos fijemos en algo cercano a nosotros como tratar de seguir una rueda que no nos conviene, trastocando nuestro plan atencional, puede suponer desde una caída, una bajada de rendimiento a un desfallecimiento, y que aparezcan también pensamientos negativos que ya hemos visto. Un pensamiento positivo del tipo “que bien me encuentro hoy, voy a ir un poco más fuerte” quedando mucho por delante, puede hacer que nos confiemos y vayamos por encima de nuestro límite y acabemos pagándolo con una pájara.

Las dos técnicas son: la parada de pensamiento y las auto-instrucciones.
La parada de pensamiento

La parada o detención de pensamiento consiste en utilizar una palabra concreta, que se haya escogido previamente, y cuya finalidad es detener los pensamientos que estamos teniendo y que empiezan a ser perjudiciales para nosotros, y que van produciendo poco a poco un efecto bola de nieve que no nos deja pensar con claridad. Esta palabra tiene que cortar de raíz esa escalada de pensamientos.

Ponemos un ejemplo para que lo veas más claro: Vamos detrás de otro ciclista, a su rueda, nos lleva justitos, pero tenemos capacidad física suficiente para poder seguirle. Pero en ese momento aparecen pensamientos del tipo “no voy a poder aguantar más este ritmo”, “al final se me va a ir”….nos vemos incapaces de seguir una rueda que podemos, pero que nuestra mente nos dice que no, que bajemos el ritmo y dejemos de sufrir (después de todo el cerebro tiene sus mecanismos de defensa y ésto lo es en cierto modo). Es en ese momento cuando hay que tratar de parar esos pensamientos y que vayan a más. Para ello, utilizamos como ya hemos comentado antes, una palabra que hayamos elegido anteriormente. La palabra puede ser algo que nos pida que nos detengamos tipo “para”,”quieto”, “se acabó”, etc. Igualmente podras utilizar cualquier otra palabra que sea significativa que te recuerde algo concreto, o una situación donde pudiste superar una “crisis” parecida, o una marcha que fue épica, o que simplemente te sirva para retomar la atención.

A veces para que la parada sea más efectiva, puedes acompañar la palabra con un gesto tipo mover el brazo tipo Nadal, o la cabeza, aunque esto es opcional, pero puede servir para activarnos un poco si es que el problema es que la atención se nos ha ido a otro lugar.

Las auto-instrucciones

Si conseguimos que funcione, los pensamientos no seguirán creciendo e interfiriendo.
Llegado este punto, es cuando debemos usar las auto-instrucciones, ya que si no solamente nos quedamos en la parada, tarde o temprano volverán a aparecer los pensamientos de nuevo.
Las auto-instrucciones, son frases que nos decimos, con las que tratamos de reconducir nuestra actuación y nos decimos qué es lo que tenemos que hacer. Debe ser una frase positiva, nunca frases negativas. Como en la parada de pensamiento, hay que intentar que la frase sea siempre la misma, aunque puede variar en función de los pensamientos que estemos teniendo. Y como ya hemos dicho, hay que buscar con esa frase que volvamos a hacer lo que estábamos haciendo hasta ese momento que nos estaba funcionando.

Volvemos a poner otro ejemplo: Has podido parar los pensamientos, y es cuando hay que decirnos qué hacer. Frases del tipo “vamos, que vas bien, aguanta un poco más que puedes de sobra y llega rápido una zona más favorable”, “sigue así, marca tu ritmo, olvídate de los demás”, “vuelve a centrarte en tu carrera, piensa en lo que tienes delante”, “vamos tranquilos que quedan muchos kilómetros todavía”, “el día es muy largo, seguimos con tranquilidad, voy a mi ritmo”…
Y es importante, una vez hemos hecho todo el proceso, reforzarnos por ello “Lo has hecho muy bien”, “Has sido capaz de superar un momento complicado con solvencia”, “luego cuando lleguemos a casa nos hemos ganado una coca cola” etc. Luego cada uno, sabrá cómo hacerlo mejor y qué utilizar para que sea lo más efectivo posible.

Como casi todo, hay que entrenarlo. Intentar que nos funcione un día concreto sin haberlo usado antes, o un día que sea importante para nosotros puede tener el efecto contrario que deseamos conseguir. Por tanto, siempre va a ser mejor probarlo en situaciones de salidas fáciles o con los amigos, para dominar las técnicas o al menos saber cómo usarlas, antes de tener que hacerlo un día que lo necesitemos de verdad y sea necesario hacerlo.

 

Tomado de psicologiamtb.com
Adaptado por MDB

Posteá en LA COMUNIDAD >>>

Mountain bike en Sierra de los Padres Mar del Plata